Concursos 02 de mayo de 2019

Premio Monumento a las Malvinas en Lincoln - Arq. Adrian Luengo

El 2 de abril pasado, la Municipalidad de Lincoln inauguró un monumento a los Héroes de Malvinas, en el Patio Cívico de los Derechos Humanos de esa ciudad. La instalación fue realizada por el arquitecto Adrián Luengo después de ganar un concurso público de proyectos.

El Monumento a los Héroes de Malvinas de Lincoln está inclinado en referencia al hundimiento del crucero ARA General Belgrano.

“Si bien la idea es homenajear a los caídos y ex combatientes, quería que el monumento sirviera para tomar conciencia sobre el sentido y el valor que tiene la paz”, explica su autor.

El monumento es un cubo inclinado que permite mirar en su interior a través de un hueco. La inclinación que adoptó Luengo para la pieza no solo tiene que ver con permitir una visión más directa del interior, asegura que también es una alusión al hundimiento del crucero ARA General Belgrano, ocurrido el 2 de mayo de 1982.

En el interior, un juego de espejos hace infinita la imagen de las cruces como las que se alzan en el Cementerio de Darwin de Puerto Soledad, Malvinas. 

Dos mensajes. El exterior homenajea a los Héroes de Malvinas, el interior muestra las consecuencia de la guerra.

Según su creador, la obra intenta generar dos instancias de lectura y reflexión. Una dirigida a homenajear y recordar a los caídos y a los veteranos de la guerra. Esa situación se resuelve en el exterior del "cubo blanco, sobrio y contundente, en el que se dibuja la silueta de las islas y lleva grabado el texto “Homenaje a los caídos y veteranos de la guerra”.

La segunda lectura es una reflexión sobre la muerte que se obtiene a partir de la visión del interior en el que "las caras internas espejadas del cubo que replican la cruz interior y nos devuelven una imagen eterna del Cementerio de Darwin donde descansan los Héroes de Malvinas".

Interior evocativo. El arquitecto Adrián Luengo, autor del monumento, quiso que los observadores se trasladaran mentalmente al Cementerio de Darwin para vivenciar las consecuencias de la guerra.

"Abordar el tema de la guerra implica reflexionar sobre sus consecuencias y no concibo más que muertes injustas", explica Luengo.

Modelo. El cubo fue diseñado de una altura adecuada para que los niños alcancen a ver en su interior y para que los adultos se inclinen respetuosamente.

El cubo, de un metro de alto, fue pensado para que los niños alcancen a mirar en su interior y para que los adultos tengan que inclinarse respetuosamente. "Intento comunicar las consecuencias de la guerra y la necesidad de reclamar los derechos nacionales de manera pacífica, me interesa comunicar eso de la manera más clara y poética posible, también situar al observador en el lugar real, donde descansan los caídos de la guerra", dice.